La Subida al Naranco cambió su trazado por la escasez de policías en San Martín.

 


Imagen de la noticia

La 43.ª edición de la Subida al Naranco dejó dos anécdotas importantes a su paso por las Cuencas. La primera, por una casualidad: el pelotón, con varios minutos de retraso respecto a los escapados, tuvo que pararse durante 40 segundos en el casco urbano de La Felguera, en el paso a nivel de Valnalón, para que el tren de cercanías pasase. La segunda, más desagradable, fue el cambio en el recorrido que tuvo que improvisar la organización de la prueba a su paso por el concejo de San Martín del Rey Aurelio, donde hubo que sacar la carrera del casco urbano y llevarla al Corredor del Nalón por la escasa presencia de policías locales de servicio en el municipio.

Fuentes policiales señalaron que la carrera tuvo que «salirse al Corredor del Nalón», la AS-17, cuando estaba previsto en principio circular por el casco urbano de Sotrondio. El paso del pelotón, según la organización, estaba previsto aproximadamente para las 12.31 horas (si se circulaba a una media de 40 kilómetros por hora), pero tuvieron que improvisar un recorrido alternativo por el Corredor ante la escasez de efectivos de la Policía Local y de Protección Civil en el municipio. A esas horas, según fuentes de la Policía, había de servicio en todo el concejo únicamente dos agentes, por lo que cuidar de la seguridad del pelotón en la zona urbana era prácticamente imposible. Además, la ausencia de una agrupación de Protección Civil en el municipio -se disolvió hace varios años- también influyó en la decisión. A todo esto hay que añadir que hubo decenas de aficionados al ciclismo que esperaron durante bastantes minutos el paso del pelotón por el centro de Sotrondio antes de ser informados de que finalmente el trazado había cambiado.

En las zonas urbanas, los encargados de velar por la seguridad de la prueba y de los espectadores son los agentes de Policía Local, en colaboración con Protección Civil. Según la Policía de San Martín, la escasez de plantilla, que provoca que algunos turnos sean exiguos -como el del domingo por la mañana, hizo que la organización se reuniese de urgencia para variar el recorrido.