El SIPLA denuncia la precariedad de armas en la policía de Avilés

 


Imagen de la noticia

El Sindicato de la Policía Local de Asturias (SIPLA) denunció ayer "la precariedad y la obsolescencia" del armamento que utilizan los agentes de Avilés, que son "los únicos de Asturias que utilizan aún los viejos revólveres Astra, de seis balas, cuando la inmensa mayoría de los cuerpos de la región como Oviedo, Gijón o ayuntamientos más pequeños como Corvera o Mieres, emplean las pistolas, que tienen una dotación de doce balas y tienen mayor seguridad".

El armamento oficial con el que cuenta la Policía Local está formado por 117 revólveres Astra del calibre 38, 119 porras flexibles (que tampoco se utilizan ya en la mayoría de los cuerpos, al haberse sustituido por la tonfa) y 84 esposas.

SITUACION LAMENTABLE.

En la revista municipal El Eco figura que disponen de 30 sprays paralizadores, dato que ha sido desmentido rotundamente por el SIPLA, que ha salido a denunciar la "situación lamentable en cuanto a medios técnicos y de seguridad de los agentes" a través de sus portavoces en Avilés, Manuel J. Villa, Secretario Regional del SIPLA , y Rafael F. Urízar, responsable regional de comunicación.

El SIPLA atribuye el abandono que padece este cuerpo a "la falta de interés del Gobierno municipal y el jefe de la Policía, por mejorar el equipamiento". Según los datos de que dispone el sindicato de la policía local, "todos los ayuntamientos de Asturias comenzaron hace 10 años a renovar los viejos revólveres por modernas pistolas y en la actualidad, el 100 por ciento están renovados o en proceso de renovación, salvo Avilés".

Según un informe elaborado por el SIPLA , los revólveres "con el tiempo dan fallos y cuanto más se utilizan el rendimiento es peor". Se ha demostrado en las prácticas de tiro que de "las seis balas que tienen llegan a fallar hasta cuatro disparos. Su defecto principal está en el mecanismo percutor, que origina errores al no golpear con la fuerza suficiente el detonador de la bala, produciendo el fallo repetido. Además, no hay repuestos para ellas".

A estas deficiencias hay que añadir una fundamental, "la ausencia de mecanismos de seguridad o de bloqueo de la pistola que impida un disparo accidental o en un forcejeo. Simplemente con que la pistola caiga al suelo se puede disparar". El SIPLA indicó también que los agentes de Avilés"sólo realizan prácticas de tiro una vez al año, cuando lo habitual en el resto de ayuntamientos es de al menos tres". Además reiteraron las quejas sobre la falta de vehículos.

Fuente documental: La Voz de Asturias digital