El juez ve «mala fe» en el traslado de un policía local y lo anula

 


Imagen de la noticia

La última reestructuración de turnos y destinos de los agentes de la Policía Local de Oviedo, realizada el pasado 10 de diciembre, sigue trayendo cola. Después de las denuncias formuladas por el Sindicato de la Policía Local (SIPLA) , que alertó de la «situación caótica e insostenible» que vivían en Oviedo, al albur de cambios «arbitrarios» y en la mayoría de los casos nunca solicitados por los agentes, el Juzgado de lo contencioso número 4 de Oviedo acaba de dar la razón a uno de los 25 agentes afectados por los últimos traslados. El pasado 11 de enero el magistrado David Ordóñez acordó anular estos nuevos turnos para mantener en su puesto al agente que recurrió la orden. El juez aprecia, además, «mala fe en la conducta del Ayuntamiento».

Este nuevo conflicto laboral dentro de la Policía Municipal es, en realidad, el penúltimo capítulo de un largo enfrentamiento iniciado hace ya casi dos años, en abril de 2009, cuando el policía que ahora ha logrado mantener su turno fue cambiado al turno de día. Entonces, el agente alegó que quería seguir desempeñando sus funciones en el turno de noche, el que le permitía conciliar mejor la vida laboral y familiar y que no existían razones objetivas para ser trasladado al día. Los tribunales fallaron a su favor en marzo de 2010 y el agente logró una ejecución provisional de la sentencia, que en la actualidad está recurrida por el Ayuntamiento y pendiente de resolución por el Tribunal Superior de Justicia de Asturias. Así, este policía se volvió a incorporar al turno de noche en junio de 2010, pero a los seis meses, en la nueva orden de reestructuración de la plantilla, volvió a ser destinado al turno de día.

El juez asegura que «aunque la renovación de las estructuras organizativas es necesaria», «en este caso la orden tiene una inequívoca finalidad de evitar la ejecución provisional de la sentencia, pues deja sin efecto todas las actuaciones judiciales anteriores y perdería incluso su objeto la propia apelación pendiente».

«La actuación de la Administración», sigue el juez,«constituye clara y directamente una manera de eludir su cumplimiento en la medida en que deja sin efecto el reconocimiento del derecho del ejecutante a mantener el turno de noche que desde hace tiempo desempeñaba». Por todo ello, anula la orden que trasladaba de nuevo al agente al turno de día «por ser contraria a la sentencia que debe ejecutarse provisionalmente y por pretender eludir su cumplimiento» y, además, impone costas al Ayuntamiento de Oviedo «por apreciar mala fe en la conducta del Ayuntamiento al intentar eludir manifiestamente el cumplimiento provisional de la sentencia».

El policía local que ha ganado esta pequeña batalla en los tribunales es, además, afiliado de Comisiones Obreras, y el sindicato ha querido salir también en su apoyo. Según un comunicado de CC OO remitido a este periódico, «la constante vulneración de sus derechos laborales está adquiriendo las características de un acoso por razón de su adscripción sindical, además del posible propósito de los nefastos gestores de la Policía Local de amedrentar y disuadir a los trabajadores que valoren reclamar sus derechos ante los tribunales de justicia».

Comisiones Obreras, como hizo anteriormente el SIPLA , culpa de todos los problemas que sufren los trabajadores de la Policía Local de Oviedo al jefe del servicio, Agustín de Luis, al que acusan de «seguir ejerciendo su cargo de forma caciquil, llegando incluso al expediente disciplinario para represaliar a quien proteste».

El sindicato denuncia que frente a una gestión eficaz de los agentes que forman el cuerpo para mejorar el servicio público, «esta política persigue el amedrentamiento de la plantilla y el empeoramiento de las condiciones de trabajo de los agentes municipales». También aseguran que los cambios de turno sin negociación previa con los agentes están provocando que se disparen los costes por servicio y horas extraordinarias.

La Unión Comarcal de CC OO exige por todo ello al alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, que «tome cartas en el asunto y que asuma su responsabilidad hacia Agustín de Luis, una persona que, no debe olvidarse, fue designada por el propio Alcalde como cargo de confianza».

Fuente documental: La Nueva España digital