SIPLA denuncia que se prioriza el servicio de grúa sobre la atención al ciudadano

 


Imagen de la noticia

El Ayuntamiento de Oviedo ha reordenado el área de tráfico en la Policía Local para priorizar la recaudación frente a la atención al ciudadano o la propia seguridad vial. El servicio de grúa ha quedado incluido en el área de tráfico de la Policía Local, integrado hasta ahora exclusivamente por la unidad motorizada, y se ha ordenado a los agentes darle prioridad absoluta. Es decir, los guardias ya no tienen como misión proteger y servir, sino recaudar más.

Los sindicatos policiales UGT y SIPLA explicaron ayer que “ si hay cinco grúas, tienen que estar las cinco en la calle y los motoristas tienen que estar con ellas y abandonar cualquier otra cosa que estén haciendo, como si dejan desatendido un barrio”. Según los propios agentes, “la prioridad es la grúa y punto, lo demás puede esperar”.

La alerta por esta situación fue lanzada por el concejal socialista Alfredo Carreño y avalada por las centrales sindicales. Carreño criticó que la política de seguridad vial y de tráfico del consistorio se centre exclusivamente en la recaudación. El edil socialista aseguró que el problema parte de la propia la concejal de Seguridad Ciudadana, Conchita García, “que no cumple sus funciones y deja hacer y deshacer a su gusto al jefe de la Policía Local que, como está enfrentado con el alcalde, parece que trabaja contra el ayuntamiento”. Carreño justificó la calificación de “ineficaz” lanzada contra García al explicar que “acabamos de preguntarle por esta situación y no nos ha contestado, lo único que esta señora dice es que ella no sabe nada”.

Los policías se quejan Los agentes no están por la labor de dejar de lado sus labores como policías para dedicarse a recaudar. Desde el SIPLA se aseguró ayer que “llevamos mucho tiempo denunciando este tipo de situaciones porque no entendemos cómo se puede funcionar así”. En el sindicato creen que “nuestra misión no es recaudar dinero, sino ayudar al ciudadano y protegerlo, no podemos entender las nuevas funciones que nos asignan”.

El funcionamiento de la grúa en Oviedo, según los propios agentes, “es único”. Desde el SIPLA se aseguró ayer que “en otros municipios es un servicio, la grúa está en el parque y sólo sale cuando se recibe una llamada reclamando su intervención”. Pero en Oviedo no es así, las grúas están permanentemente en la calle buscando infractores. Esto supone que, “como siempre tiene que ir un guardia con ellos, los motoristas están para eso en vez de para atender al ciudadano”. En este sentido, es de recordar que la grúa en Oviedo no es un servicio municipal, sino una empresa privada.

Órdenes encubiertas Junto a esa priorización de la grúa hay también una orden “no escrita” para que los agentes aumenten los ingresos por sanción. Según denunció el SIPLA, “no se pide explícitamente, pero es cierto que, en las últimas órdenes de cambios, se ve claramente que a los que menos coches meten a la grúa se les manda a otro destino o se les traslada de unidad”. Para el sindicato está claro: “Encubiertamente hay presiones”.

Los socialistas aseguraron ayer que esta situación es una muestra más “del caos que se vive en Oviedo con la Policía Local y con la concejalía de Seguridad Ciudadana”. Carreño, que también preguntó a la concejal por el citado traslado de agentes, explicó que la situación es tan caótica, “que la única respuesta que hemos obtenido ante esta cuestión ha sido: ‘Se trasladaron porque sí’”. Por otra parte, Carreño también criticó la falta de medios de la Policía Local.

Fuente documental: La Voz de Asturias digital