El Sipla interpreta que el juez «no da la razón al Ayuntamiento»

 


Imagen de la noticia

El Sipla interpreta, en contra de lo que mantiene el concejal de Seguridad, Miguel Bernardo, que la sentencia relativa a las 73 multas impuestas por la Policía Local en la calle El Castaño y posteriormente revocadas por resolución municipal, "no da la razón al Ayuntamiento, sino que se limita a no admitir a trámite el recurso, al considerar falta de legitimación para dirigirse a un tribunal de lo contencioso administrativo", manifestó ayer un portavoz del sindicato policial.

En este sentido, el juez basa su fallo en que « un agente de la Policía Local está implicado en el procedimiento (sancionador) como parte de la Administración, por lo que le sería aplicable la prohibición de interponer recursos contencioso-administrativo contra la actuación de su propia Administración».

La sentencia dice que «los hechos denunciados son, sin lugar a dudas, constitutivos de infracciones sancionadoras», y advierte que «en caso de sentirse agraviado profesionalmente, el sindicato puede utilizar otras vías, como la política o la penal». El sindicato policial interpreta que «por tanto, la actuación de la Policía se ajusta a derecho», y ve en tal afirmación judicial una «recomendación a recurrir a la vía penal o política, vía que será estudiada por nuestros gabinetes».

En cuanto a las declaraciones del concejal de Seguridad, que recomendó a los policías locales que «empiecen a respetar los derechos de los ciudadanos», el Sipla responde que Bernardo «deja entrever su déficit formativo en materia jurídica y la nula asimilación de textos jurídicos, así como de valores constitucionales. El concejal todavía no se ha enterado de que estamos en un Estado de Derecho».

Por último, el sindicato policial plantea una serie de preguntas: «¿Qué pasará con la seguridad vial en este municipio? ¿Cómo se regulará la movilidad en el casco urbano? ¿Cómo ha de actuar la Policía Local para dar servicio al ciudadano sin cometer agravios?».

El Sipla concluye que «tanto el alcalde como el concejal delegado, en una clase magistral de civismo y respeto a las normas de convivencia, darán respuesta a todas las incógnitas planteadas y soluciones que garanticen la seguridad vial y la convivencia en el municipio».

Fuente documental: EL comercio digital