El SIPLA denuncia que la "Zona 30" perjudica al transporte urbano

 


Imagen de la noticia

«Al final no ha servido para nada, para confundir a los conductores y a los ciclistas». Casi seis meses después de la implantación de la 'Zona 30', el Sindicato Independiente de Policía Local de Asturias (SIPLA) hace balance de lo que considera «una chapuza, y peligrosa», en palabras de su delegado Alonso Álvarez.

Desde el primero de año, el Ayuntamiento limitó a 30 kilómetros por hora la velocidad del tráfico entre las rondas interiores (Hermanos Pidal, avenida de Santander, General Elorza, parte de la Ronda Sur, Muñoz Degraín y González Besada). También en varias de las vías de acceso al centro de la ciudad (Fuertes Acevedo, las avenidas de Galicia, La Corredoria, del Mar y Pumarín, en plaza de Castilla y Calvo Sotelo) y en otras como La Florida o Marcelino Suárez, la circulación en uno de los carriles se limitó a la misma velocidad.

La idea puede ser buena, concede Álvarez, pero no se ha hecho bien: «Se han colocado señales confusas, como la de prioridad bicicletas» y lanzado mensajes que le restan «toda credibilidad». «Se prohibe circular a más de 30 kilómetros por hora, pero luego se dice públicamente en la prensa que no se va a controlar», recuerda. Entre lo uno y lo otro, «¿qué pasaría si hay un accidente?, ¿si un coche arrolla a un ciclista a 45 kilómetros por hora?, ¿a quién hará caso el juez, a la señal o al que ha dicho que tampoco hace falta cumplirla?».

Actores fuera de escena
El sindicato cree que en la política de movilidad se ha hecho bien al contar con Asturies Conbici, un colectivo que promueve el uso de la bicicleta como medio de transporte, pero «mal al excluir» a otros actores. «La política de movilidad tiene que contar con el transporte público y aquí, al aplicar la 'Zona 30', se les ha dejado de lado» , señala Álvarez. Entre otras consecuencias, limitar la velocidad «penaliza a los usuarios» del autobús, al obligar a los conductores a reducir su marcha, alargando los tiempos de trayecto y dificultando el cumplimiento de los horarios.

El sindicato considera que fijar el límite de velocidad a parte de las rondas y vías de acceso al centro, que registran una alta densidad circulatoria, «contribuye al aumento del consumo de combustible en un 40%, por lo tanto en igual porcentaje al de emisiones contaminantes».

La sección sindical de SIPLA aboga por reconducir la 'Zona 30' teniendo en cuenta a los colectivos que han quedado al margen, «como los trabajadores del transporte colectivo, asociaciones de vecinos y organizaciones empresariales». También, por «una política decidida en defensa de la bicicleta» , por que se incremente significativamente el número de personas que la utilizan en sus desplazamientos y se promueva un cambio en las actitudes de los conductores, acostumbrándolos a compartir espacio. Medidas que no existen o se han obviado hasta ahora en Oviedo favorecerían esa convivencia, sostiene el sindicato, como, además, un programa de alquiler de bicicletas públicas y la creación de una red de carriles-bici y aparcamientos propios. El Ayuntamiento anunció un poco de todo esto, pero hasta la fecha no hay ni un solo metro de carril bici ni una de alquiler.

Fuente documental: El comercio digital