SIPLA denuncia que las multas de San Martín son muy altas

 


Imagen de la noticia

El sindicato independiente de Policías Locales de Asturias (SIPLA) acusó, ayer, al alcalde en funciones de San Martín del Rey Aurelio y al equipo de gobierno municipal de “tener afán recaudatorio” y consentir, “incluso premiar” que algunos agentes del concejo “pongan multas de 200 euros para sanciones que, según la normativa municipal, deben estar gravadas con 60 euros”. Manuel Villa, responsable de la entidad sindical, explicó que “la ley municipal no ha variado en muchos años, pero desde hace unos meses hay una norma de tráfico que establece multas de 200 euros por mal estacionamiento.

Lo que están haciendo estos agentes es omitir la ordenanza municipal para imponer la sanción que más dinero cuesta”. “El principal problema que tiene el cuerpo policial en el concejo es que se encuentra sin una cabeza visible que lo dirija como tiene que ser”, señaló el delegado del SIPLA y agente en San Martín Rodolfo González Lada. La Sección Sindical ya hizo público, hace semanas, un informe en el que asegura que “la alcaldía remunera a determinados agentes, curiosamente afiliados al sindicato UGT, con gratificaciones mensuales de hasta 80 euros sin que tengan justificación alguna para ello”.

Según González Lada, los agentes a los que se premia económicamente no tienen justificación para que se les aumentes sus salarios ya que, según su valoración , “no hacen trabajos extraordinarios, guardias, o cualquier otra función extraordinaria”.

El Sipla mantiene que el Ayuntamiento de San Martín del Rey Aurelio gratifica económicamente a estos agentes “para tratar de paliar el descenso en el número de denuncias de tráfico que se cursan desde el pasado mes de febrero”, fecha en la que los responsables políticos “alegaron motivos de reestructuración de la plantilla para recortar en unos 100 euros mensuales los nóminas de los policías locales”**. Estas acusaciones fueron respondidas por el alcalde en funciones, César Núñez, que las calificó de “rotundamente falsas”.

Fuente documental: La Voz de Asturias digital