El juez desautoriza a la Alcaldesa por nombrar cabos de la Policía por decreto

 


Imagen de la noticia

Constantino Álvarez, el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Avilés, asegura que la Alcaldesa, Pilar Varela, «se ha declarado en rebeldía: se ríe de la Policía Local, del juez y hasta de los avilesinos». Álvarez dice esto porque la primera edil solucionó la ausencia de subinspectores de la policía por decreto de alcaldía «y no como se tiene que hacer» , es decir, mediante oposiciones. El Juzgado número 5 de lo Contencioso-Administrativo ha ordenado a la Alcaldesa que retire los nombramientos de subinspectores a unos agentes que ganaron unas oposiciones anuladas por otro juez el año pasado.

Este lío lo arrastra Pilar Varela desde el pasado mandato, cuando Judith Flórez era concejala de Personal. Entonces se vio la necesidad de cubrir las bajas de cuatro plazas de cabo -actualmente el cargo es de subinspector-. Se convocaron unas oposiciones con un tribunal que presidió Flórez y que fue el encargado de establecer el nivel de la prueba. Se presentó una decena de candidatos que ni rozaron los mínimos exigidos. Por esta razón el tribunal levantó la mano. Estas acciones fueron denunciadas por el Sindicato Independiente de la Policía Local de Asturias (Sipla).

En mayo de 2009 el juez declaró nulo el proceso selectivo; es decir, dijo que los subinspectores que habían ganado las oposiciones lo habían hecho de manera poco clara y que, por ello, si el Ayuntamiento necesitaba cabos lo que tenía que hacer era convocar de nuevo otras oposiciones, pero el gobierno decidió dilatar la acción judicial. Esta primavera, en marzo, el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ratificó la sentencia de mayo del año pasado. El Ayuntamiento, por ley, tenía dos meses para ejecutar lo que ordenaba el juez, que no era otra cosa que la nulidad de la oposición. No lo hizo.

En julio pasado el Sipla solicitó al juez que ordenase la ejecución de la sentencia. En éstas, según Álvarez, «la Alcaldesa interpretó de manera torticera la orden y el 21 de junio nombró por decreto a los cuatro agentes que ganaron las oposiciones nulas subinspectores en comisión de servicios», apuntó. Cuando el juez de Oviedo se enteró de esa maniobra publicó un auto, fechado el pasado 23 de septiembre pasado, en el que ordena «declarar improcedente la repetición del proceso selectivo anulado por la sentencia del 11 de mayo de 2009 y requerir al Ayuntamiento de Avilés para que en el plazo de diez días adopte (y comunique a este juzgado) los acuerdos precisos para que los cuatro policías locales afectados por el procedimiento selectivo anulado sean restituidos a la escala de agentes».

Es decir, ordena a la Alcaldesa que dé un paso atrás y deje todo como estaba antes de la oposición. La ausencia de cabos se podría haber solucionado echando mano al convenio colectivo. El gobierno y los sindicatos acordaron cubrir los puestos mientras no se convocasen las oposiciones siguiendo los criterios de «méritos y antigüedad». Pilar Rocha, de ASIA, se mostró «preocupada» por los derroteros de la política de personal de Avilés.

Fuente documental: La Nueva España digital