El sindicato SIPLA critica «el hostigamiento» que sufren los agentes desde que presentaron la denuncia contra la edil de Seguridad Ciudadana

 


Imagen de la noticia

La plantilla de policías locales de Carreño acusó al equipo de gobierno socialista de «discriminarles» al no haberles abonado 88.000 euros de atrasos(4.000 euros anuales por agente). Según explicaron ayer, el Ayuntamiento debería haberles ingresado este dinero en enero. Sin embargo, la Alcaldía ha ido aplazando esta medida desde que inició la revisión de los puestos de trabajo (RTP) para ajustar el IPC anual. Esta situación fue trasladada al Sindicato Independiente de la Policía de Asturias (SIPLA) , quien critica, además, el «acoso y hostigamiento» al que están sometidos estos trabajadores tras la denuncia que formularon ante la Fiscalía tras apreciar anomalías en la tramitación de las multas por parte de la concejala de Seguridad Ciudadana.

Igualmente, los representantes sindicales cargaron contra una circular de la Alcaldía en la que se pide que todos los atestados se tramiten empleando sistemas informáticos. En dicho escrito, se advierte de que, en caso de no cumplir con este precepto, se expedientará a los agentes. Una exigencia que, como indicó el secretario general del SIPLA , Manuel Jesús Vallina, «no es preceptivo» de acuerdo con la vigente Ley de Coordinación de la Policía Local.

La plantilla de agentes policiales mantiene que el retraso de la regularización de sus nóminas «no se justifica» , puesto que ya se ha efectuado el abono de los atrasos a otros funcionarios municipales. Según dijeron, en otros ayuntamientos, la policía cobra una media de 1.700 euros mensuales mientras que, en Carreño, el sueldo es de 1.300 euros. También ponen como ejemplo que las horas de nocturnidad se pagan entre 20 y 25 euros, mientras que en este Consistorio, es de 5,85 euros. Tanto los representantes sindicales como la plantilla de la Policía Local protagonizaron ayer una nueva jornada de protestas con motivo de la celebración del Pleno mensual. Punto limpio en La Mata Tras la sesión se produjo un incidente entre un delegado de UGT y el alcalde, Ángel Riego.

Según informaron los miembros sindicales, el alcalde arrancó una bandera que portaba un manifestante y la arrojó a una jardinera, sin otro motivo aparente que su malestar por las protestas. Este incidente será objeto de una denuncia, según informaron los agentes de la policía. En la misma sesión, se aprobó, con los votos del PSOE, IU, UICA y UNA, la instalación de un punto limpio en una de las parcelas situadas en las instalaciones deportivas de La Mata. La propuesta fue rechazada por el PP y URAS, argumentando que no debe ubicarse en un espacio destinado a las prácticas deportivas.

Fuente documental: EL Comercio digital