Un policía fuera de servicio frustra un atraco en una joyería de Alcàsser

2011-09-08 


Imagen de la noticia

"Me crucé con un hombre que salía de la joyería y, al detenerme en su aspecto, vi que llevaba una especie de braga en el cuello. Enseguida supe que se trataba de un atracador, pues quién va a llevar una prenda como esa con el calor que hace", argumentaba Vicente, agente de la Policía Local de Torrent que logró frustrar un atraco en Alcàsser cuando se encontraba franco de servicio. Gracias a su olfato policial y a su decisión de enfrentarse con uno de los atracadores, la Policía Local de Alcàsser pudo recuperar el botín que habían robado los asaltantes y detener a uno de ellos.

Minutos antes estos dos atracadores habían amenazado a la dueña de la joyería y a su nieto, de tan sólo cuatro años, con una pistola de descargas eléctricas y un arma blanca. Mediante amenazas de muerte los asaltantes se apoderaron de numerosas joyas, por un valor de aproximadamente 6.000 euros, según las fuentes consultadas por este periódico.

Los hechos se produjeron en torno a las 13.00 horas de ayer en una joyería situada en las proximidades del Ayuntamiento de Alcàsser. Dos hombres, que ocultaban su rostro con una braga y un pasamontañas, entraron en el local cuando se encontraban solos en él la propietaria y un niño de cuatro años.

La mujer, todavía con el miedo en el cuerpo, prefirió no hacer declaraciones a este periódico sobre las frases amenazantes que utilizaron los asaltantes, aunque sí que confesó que tuvo miedo pero lo importante es que están bien tanto el niño como ella. Por desgracia, no es la primera vez que los dueños de esta joyería son víctimas de un robo violento en sus carnes. Hace unos dos años su marido fue brutalmente golpeado durante un atraco en esta misma joyería y tuvo que recibir asistencia médica.

Bridas para atar a sus víctimas.

En esta ocasión los atracadores no llegaron a agredir a la mujer, aunque parece ser que sí que tenían intención de ello. De hecho, en la mochila que recuperó la Policía Local, los agentes hallaron bridas que presuntamente iban a utilizar para atar a sus víctimas.

Pero algo frustró sus planes. Un agente de la Policía Local de Torrent que se encontraba fuera de servicio, vio salir a uno de ellos de la joyería. Al identificarlo como un presunto atracador, el policía intentó retenerlo, pero el delincuente sacó un táser -pistola de descargas eléctricas- e intentó agredirle. "Me intentó dar una descarga pero me aparté a tiempo", relataba el agente.

Al parecer, el otro delincuente, que todavía estaba dentro de la joyería, aprovechó para huir al escuchar el forcejeo. Mientras el otro sospechoso "intentaba zafarse de mí y salir corriendo", apuntó el policía.

Durante la persecución el ladrón se deshizo de la mochila donde llevaba el botín, unos 6.000 euros en joyas. Asimismo, al llegar a una obra cogió una barra de hierro y volvió a intentar agredir al agente que le perseguía.

Fuente documental: Levante.com

Por su parte, el policía ya había alertado al 112 y su objetivo era retenerlo el tiempo suficiente hasta que llegaran sus compañeros de la policía de Alcàsser, ya que él no portaba ningún arma con la que hacerle frente, según explicó éste a Levante-EMV.

Finalmente, a la altura de la avenida Maestro Serrano, una patrulla de la Policía Local de Alcàsser logró detener al sospechoso, gracias a la colaboración de este policía franco de servicio. Los agentes le intervinieron un táser, una navaja y un destornillador.

El arrestado, identificado como A.S. F., de 43 años y nacionalidad española, fue trasladado al cuartel de la Guardia Civil de Picassent a la espera de ser puesto a disposición del juez. Asimismo, los investigadores están tras la pista del atracador que logró huir.