El alcalde de Cudillero declara al juez que los hosteleros quisieron pagar su seguridad

 


Imagen de la noticia

«Acordaron sufragar el coste al ampliar el horario nocturno», dice González de la supuestra trama de cobros ilegales que le imputa el ex jefe de la Policía Local.

«Esto no es más que una persecución política que tiene como objetivo intimidarme, pero yo estoy muy tranquilo». El alcalde de Cudillero, Francisco González Méndez (PSOE), acudió ayer a declarar al juzgado de primera instancia e instrucción de Pravia tras admitirse a trámite la querella interpuesta el pasado mes de junio por el ex sargento de la Policía Local, Prudencio Iván Flórez y por cuatro hosteleros cudillerenses en la que acusan al regidor de «de montar una red de cobros ilegales a los bares y restaurantes del concejo a cambio de vigilancia policial nocturna durante las fiestas patronales».

El alcalde y el ex sargento -que esperó en la calle a su abogado acompañado de un grupo de personas- se cruzaron con indiferencia a las puertas del juzgado protagonizando una escena más de su particular batalla dentro y fuera de los tribunales.

«Se trata simplemente de unas declaraciones informativas, no de un juicio como se está diciendo por ahí. La mayoría absoluta que logró el PSOE en las pasadas elecciones municipales de mayo le escuece muchísimo a algunos y les pone locos. Cuando no se gana en las urnas se quiere ganar en los juzgados, uno ya está acostumbrado a estos menesteres», afirmó el alcalde, que también prestó declaración ayer sobre un presunto delito electoral del que le acusa el PP cudillerense.

El alcalde de Cudillero quiso hacer varias puntualizaciones sobre los supuestos cobros ilegales. «Los propietarios de varios chiringuitos de verano querían ampliar el horario de vigilancia nocturna, de la una a las seis de la madrugada, y acordaron con el Ayuntamiento sufragar ellos el coste de las horas extra que había que pagar a los agentes de la Policía Local por este servicio. Esos ingresos los hosteleros los hicieron a través de tesorería y luego se hacía la consiguiente liquidación económica a los policías», explicó el regidor socialista.

En la demanda, Flórez y los hosteleros le acusan de haber incurrido en delitos de cohecho y de tráfico de influencias a González Méndez, a la ex concejala Verena Prendes -que no acudió al juzgado al encontrarse hospitalizada- y a los ex jefes de Policía Local Santiago Fernández y Juan Castañeda, que tampoco acudieron a la cita. Asimismo, atribuye a dos agentes auxiliares, María Ángeles Rodríguez y Ángel María Garay, que si prestaron declaración ayer tras el Alcalde, de haber levantado falso testimonio durante la celebración de un proceso judicial.

El abogado del Alcalde de Cudillero, Francisco Alonso Díaz, se mostró convencido de que «se archivará el caso y no habrá juicio ya que la querella no tiene ningún tipo de fundamento».

Por el contrario, el letrado de los querellantes, Gabriel Giraudo, se mostró satisfecho tras la sesión y confía plenamente en que prospere la demanda. «Algo tendrá que esconder el Alcalde cuando se negó a responder a mis preguntas. En su declaración intentó echar balones fuera pero su responsabilidad en el Ayuntamiento está por encima de la de cualquier funcionario», concluyó Giraudo.

Fuente documental: La Nueva España digital