El juez ordena que el sargento de la Policía de Cudillero sea reintegrado al servicio

 


Imagen de la noticia

Un auto suspende cautelarmente la sanción a Prudencio Iván Flórez, que fue apartado de sus funciones por desobedecer órdenes del Alcalde.

El Juzgado de lo contencioso administrativo número uno de Oviedo ha suspendido cautelarmente una resolución del Ayuntamiento de Cudillero, de fecha 20 de abril, por la que se apartaba del servicio de forma indefinida al sargento de la Policía Local, Prudencio Iván Flórez María. Con el auto notificado ayer, el magistrado revoca así la decisión del ayuntamiento pixueto de suspender definitivamente de empleo y sueldo al agente, una medida que había justificado en la dejación de funciones del policía por el incumplimiento de determinadas órdenes de sus superiores, entre las que se encuentra la no entrega de la correspondencia del municipio.

Este proceso judicial es paralelo al que Flórez María y el alcalde de Cudillero, Francisco González, tienen abierto por supuestos cobros pagos irregulares al policía como compensación por la vigilancia en las fiestas patronales. El auto deja claro que ambos procesos caminan por vías paralelas y no se influyen.

El pasado mes de abril, la Alcaldía emitió una resolución por la que se le aplicaba al sargento la mayor de las sanciones posibles por dejación de funciones, siendo apartado del servicio y dejando de percibir, por tanto, desde el mes de julio, su salario. Ahora, el magistrado suspende cautelarmente esta medida, hasta que se resuelva el proceso de recurso de la misma.

Así, Prudencio Iván Flórez María deberá volver al trabajo y deberá percibir los salarios de los meses de julio y agosto, hasta que los tribunales decidan sobre si la sanción impuesta por la Alcaldía se ajusta a la ley. «Lo que se ha conseguido con el auto es que quede de momento sin efecto la resolución de la Alcaldía, que dejaba sin sueldo al trabajador y sin jefe de la policía al municipio», explicó ayer el abogado del funcionario, Gabriel Giraudo, del despacho avilesino de Botas Abogados. El letrado quiso recalcar que la sanción impuesta por el Ayuntamiento no sólo era «perjudicial para el policía, sino también para el municipio».

El Juez del Juzgado de Oviedo ha entendido que, a expensas de la celebración de un juicio posterior que dictamine sobre la decisión de sancionar al policía en sí, la suspensión inmediata del agente supone un perjuicio irreparable para éste, en caso de que en el futuro le sea dada la razón.

Fuente documental: La Nueva España digital