La huelga de "bolis caídos" se extiende también a los agentes de la Policía Local

 


Imagen de la noticia

La huelga de 'bolis caídos' trasciende ya a los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. Según ha podido corroborar este periódico, en Asturias la protesta se ha extendido al menos entre la Policía Local de Gijón y Avilés. Uniformados de ambos cuerpos optan ahora por amonestar verbalmente a los conductores que cometen una infracción leve en lugar de imponerles la habitual sanción económica.

«Llevamos así desde que nos aplicaron el recorte salarial en la nómina de junio» , confirman varios agentes de la plaza gijonesa. «Esto es sólo el principio; en septiembre haremos una convocatoria a nivel nacional respaldando a nuestros compañeros de la Guardia Civil y animando a todos los policías locales a que reproduzcan esta manera de protestar» , anticipa Jesús Villa , secretario general del Sindicato Independiente de Policía Local de Asturias (Sipla).

Beneméritos y locales coincidirán así en la presión, aunque hay ciertas diferencias entre sus motivos. Así, los integrantes del Instituto Armado reclaman una disminución de jornada (calculan que al mes hacen 22 horas más que los policías nacionales) y la supresión de un nuevo régimen interno que otorga más valor a quienes ponen multa que al que presta auxilio en carretera. Además, reclaman que la Seguridad Vial sea asignatura a cursar en Educación Secundaria y que se reconsidere una instrucción según la cual, y apelando a la necesidad de ahorro, los agentes deben mirar bien el uso que hacen de determinados recursos. «Nos piden que sólo gastemos las boquillas de las alcoholemias cuando el conductor muestre síntomas evidentes de embriaguez, cuando todos sabemos que hay gente que bebe y, a primera vista, no se le nota», lamenta Ramón Rodríguez, de la Unión de Guardias Civiles (UGC-Asturias).

El malestar entre los policías municipales viene servido por la obligación que tienen de permanecer en activo hasta los 65 años. «No es una edad para estar patrullando las calles; nuestros compañeros de otros cuerpos pueden retirarse antes y lo que exigimos es que nos dejen jubilarnos anticipadamente», protesta Jesús Villa. El representante de los agentes asegura que «no pedimos un coeficiente reductor, ni que el Estado cargue con nuestro retiro anticipado, como está haciendo con toda esa gente a la que prejubilan tras fusionarse las cajas de ahorro. Pedimos que nos dejen pagarnos nuestra propio retiro».

Existe una queja añadida y exclusiva del municipalismo asturiano. En la región «nos estamos encontrando con demasiados alcaldes que quitan la multa que le pusiste a un amigo, faltándote así al respeto y la autoridad» , informa Villa.

Lo que ha soliviantado a ambos cuerpos es verse incluidos en el recorte salarial decretado por el Gobierno el pasado mes de mayo. «Nunca nos beneficiamos de las ventajas que se fueron concediendo a los funcionarios, pero a la hora de quitarnos, sí nos meten en el mismo saco» , piensa la UGC-Asturias. «Esto es un atraco a mano armada a las familias de los trabajadores y no podemos consentirla» , remacha el Sipla.

Fuente documental: EL comercio digital