Sipla denuncia que una orden verbal obliga a que sea el jefe de turno el que autorice apoyos a cualquier intervención

2012-03-02 


Imagen de la noticia

La jefatura de la Policía Local ha prohibido, en una orden verbal, a la emisora del servicio enviar vehículos de apoyo a las intervenciones sin la autorización previa del mando responsable de cada turno. Según denuncia el secretario del Sipla (Sindicato Independiente de Policía Local de Asturias), Alonso Álvarez, la medida «pone en peligro a los compañeros intervinientes» y a los ciudadanos que requieren la actuación, a la vez que disminuye «la eficacia» y aumenta «el tiempo de respuesta de nuestro servicio».

La orden no quiere decir que no se envíen refuerzos, pero tiene sus riesgos. «Se quiere cargar toda la responsabilidad del servicio en el jefe», explica Álvarez, pero éste «puede no encontrarse operativo en un momento dado, ya sea por atender a un ciudadano o por que no tenga cobertura en la emisora». «¿Qué ocurrirá si llega, que llegará, ese supuesto?, ¿no se manda a nadie de apoyo?, ¿se llega tarde a prestar el servicio?, ¿se desobedece la orden?, ¿se hará responsable del resultado de la intervención a quien ha dado esta orden?», se pregunta.

Sin respuesta, ni datos

Sipla solicitó información sobre las razones de la orden y pidió su inmediata retirada el pasado día 18. Hasta ahora, sin respuesta. «Una orden como esta», sostiene el sindicato policial, lo lógico sería que «se redacte por escrito y se publique como una Orden del Cuerpo, que para eso están», en vez de hacerse de forma verbal.

«Cualquier ciudadano puede entender la gravedad de los hechos, pero la cosa no ha quedado ahí», alerta Sipla. A través de una nueva instrucción, se ha prohibido a la emisora facilitar datos a los agentes en servicio, una cuestión que se viene haciendo desde siempre y a diario.

Esta nueva restricción está generando ya disfuncionalidades. Esta misma semana, la emisora avisó por radio de que un vecino había observado a un conductor con evidentes síntomas de embriaguez. Los agentes que recibieron el aviso solicitaron a la emisora, con los datos de la matrícula, el domicilio del titular del vehículo para interceptarlo si se dirigía hacia él. «La emisora les respondió que no se los puede facilitar», ejemplifica el líder de Sipla en el Ayuntamiento.

Y concluye: «Estas son las trabas que la jefatura de la Policía Local de Oviedo pone a sus a sus voluntariosos y profesionales agentes para trabajar». Este diario intentó ayer, sin éxito, contactar con los responsables de la Policía Local para recabar su versión.

Fuente documental: El comercio digital