Los funcionarios se rebelan contra los recortes

 


Imagen de la noticia

«Seguimos en la calle». Esa es la conclusión a la que llegaron ayer los funcionarios municipales después de su primera movilización y tras haber mantenido un encuentro con el concejal de Hacienda, Santiago Martínez Argüelles. El resultado de la reunión, como era de esperar, no fue nada positivo para las pretensiones de los empleados municipales y la decisión de las seis fuerzas sindicales es seguir con las protestas. Comenzaron ayer con ruido, con muchísimo ruido, y hoy mismo se reunirán representantes de las seis formaciones para decidir un calendario que les permita mantener una protesta «sostenida». Hacía algunos años que los empleados municipales no se hacían oír en la Plaza Mayor como lo hicieron ayer. Y todos los dardos iban a la misma diana: Martínez Argüelles, al que acusan de no cumplir lo pactado en el marco del acuerdo regulador para el personal funcionario y del convenio colectivo del personal laboral.

Están enfadados los sindicatos y así lo han empezado a demostrar todos, en mayor o menor medida. El SIPLA (Sindicato Independiente de Policía Local de Asturias), con la inmensa mayoría de la Policía Local de Gijón afiliada, ha acordado en asamblea «no hacer servicios extraordinarios». Es decir, los agentes realizarán las jornadas que les correspondan, sin una hora más. Algo que podría perjudicar al normal funcionamiento del cuerpo ya que, según explican las propias fuentes sindicales, en Gijón es más que habitual hacer horas extra, ya que aquí se deben cubrir muchos servicios y controles los fines de semana. «El Ayuntamiento tendrá que ajustarse a lo que hay» , decía ayer José Luis Gallego, del SIPLA , y presidente además de la junta de personal funcionario del Ayuntamiento. Los agentes están dispuestos también a «manifestarnos en todos los eventos que consideremos oportunos».

Todo eso, para empezar, mientras formaciones como CC OO y UGT amenazan ya con llevar la aplicación municipal del decreto estatal a los tribunales al igual que hicieron ya con el propio decreto. Porque siguen pensando que los recortes decididos por el PSOE en Gijón son «más lesivos» que en otros lugares, porque culpan de la situación a la «sinrazón y cabezonería» de Martínez Argüelles, y porque creen que por primera vez en la ciudad han cambiado las reglas del juego. Si hasta ahora era habitual que, con mayor o menor dificultad, se lograra alcanzar el consenso entre equipo de gobierno y sindicatos, esta vez no hay consenso. Porque, aunque reconocen que una parte de los recortes viene impuesta, creen que el PSOE, aunque lo niegue, sí tenía un margen de maniobra para «haber negociado la fórmula menos lesiva».

Se lo negó de nuevo en persona Santiago Martínez Argüelles, que recibió a representantes de los seis sindicatos convocantes de la protesta (CC OO, UGT, SIPLA , USO, CSI y USIPA). Según dijeron los portavoces sindicales, el edil de Hacienda les negó cualquier posibilidad «ni a corto ni a medio plazo» de mejorar la situación, les pintó un panorama «crudo» tanto para este año como para 2011 y les insistió, de nuevo, en que «se han ajustado a la literalidad del Real Decreto». Así se lo trasladaron los portavoces a los empleados concentrados aún en la Plaza Mayor. Volvieron los gritos, los pitos, las bocinas e incluso algún «¡Que salga el cobarde a la ventana!» Y mientras los funcionarios insistían en que el PSOE está usando Gijón como «banco de pruebas», en que los recortes aplicados son «una injusticia y un atropello», la propia alcaldesa volvía a referirse al tema.

A preguntas de los periodistas, Paz Fernández Felgueroso admitió de nuevo que «los recortes no gustan a nadie», pero insistió en que «el decreto no se aplica a capricho» y que, en el caso de Gijón, lo que ha hecho el PSOE es «aplicarlo con el rigor que tiene, no superior», además de hacerlo «cuando procede». Porque la primera edil coincide con lo ya afirmado por Martínez Argüelles de que, aplazar su aplicación, supondría tener que hacer más recortes en menos tiempo. Por lo tanto, «no hemos salido corriendo a hacerlo». Qué ocurrirá en el futuro es algo que Felgueroso no se atreve a adelantar: «Ahora tenemos que hablar de hoy, y lo que toca hoy es hacer un esfuerzo de recorte en el gasto público».

Fuente documental: El comercio digital