Las cámaras de los coches de la Policía Local de Llanes llevan funcionando «más de un mes

2013-11-22 


Imagen de la noticia

La alcaldesa de Llanes firmó el pasado 5 de noviembre el decreto para la Inscripción en el Registro General de Protección de Datos del fichero sobre los sistemas de seguridad en los vehículos policiales y el pasado martes, coincidiendo con su publicación en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA), la propia regidora explicaba que «nada más que se cumpla el plazo de tramitación» se procedería a la instalación de estas cámaras de videovigilancia. Dijo que grabarían imágenes del exterior del coche por donde fueran patrullando los agentes «para dotarles de mayor seguridad», aunque sin perjuicio de que los archivos pudieran utilizarse como prueba ante cualquier infracción. También indicó Dolores Álvarez Campillo que se instalaría un dispositivo GPS en cada vehículo para saber en todo momento la localización del mismo, «por cuestiones de seguridad, tanto del agente como del automóvil», especificó.

La regidora hablaba en futuro pero, según ha podido saber EL COMERCIO, las cámaras de seguridad ya están funcionando desde hace tiempo, «más de un mes en el caso de uno de los coches». De esta forma, el Ayuntamiento de Llanes habría instalado estos artefactos antes de proceder a su inscripción en el Registro General de Protección de Datos, como ya se le criticó anteriormente en relación a los dispositivos colocados en las dependencias municipales. En esta ocasión se informó a los agentes de la Policía Local a través de una circular interna, con fecha de 30 de septiembre, aunque las cámaras podrían haber estado operativas incluso antes.

El modelo de los dispositivos instalados en los vehículos de la Policía Local tiene capacidad para grabar audio aunque el Ayuntamiento de Llanes habría asegurado a la plantilla que únicamente se tomarán imágenes, y siempre del exterior. Los agentes temen que estos aparatos tengan como objeto controlar sus movimientos, más que garantizar su seguridad.

Sin duda el anuncio no hace más que echar leña al fuego que arde desde que varios policías descubrieran un dispositivo «oculto» en la comisaría y que la sección de la Policía Local de la Unión de Sindicatos Independientes del Principado de Asturias (USIPA) denunciara el pasado mes de mayo al Ayuntamiento de Llanes por un presunto delito de descubrimiento y revelación de secretos. Pocos días después el Ayuntamiento de Llanes procedió a publicar en el BOPA la inscripción del fichero en cuestión.

La alcaldesa argumentó en aquel momento que se trataba de un trámite previo para activar las cámaras que hasta entonces «no estaban funcionando», negando tajantemente que hubiera dispositivos activos al margen de la ley. La parte denunciante, sin embargo, entendió aquel registro in extremis como una prueba más de que, hasta esa fecha, la Administración local estaba cometiendo una infracción penal.

El pasado 23 de septiembre el Juzgado de Instrucción número 1 de Llanes archivaba el caso conocido ya como el de las «cámaras espía» al considerar que no existían indicios de delito en los hechos denunciados. Tanto USIPA como Foro Asturias presentaban inmediatamente sendos recursos de reforma y subsidiario de apelación ante la Audiencia Provincia y ahora están a la espera de la resolución. Ésta podría ser crucial para que se tomen o no represalias contra los agentes que, según anunció la alcaldesa durante una sesión plenaria, habrían sido grabados por las polémicas cámaras «cometiendo actos delictivos». Desde el Ayuntamiento de Llanes no han querido concretar de qué tipo de infracción se trata pero sí han conseguido generar intranquilidad entre la plantilla, que ya se ha quejado públicamente de supuestas represalias por parte del equipo de gobierno, como la realización de servicios unipersonales a pie. Ahora temen que las nuevas cámaras tengan como objeto grabar las labores de los agentes para justificar posibles expedientes disciplinarios.

Fuente documental:El comercio