El Sipla denuncia ante Inspeccion de Trabajo el mal clima laboral en la Policía Local

2014-09-16 


Imagen de la noticia

El sindicato policial SIPLA ha denunciado ante la Inspección de Trabajo del Principado el mal clima laboral existente en el seno de la Policía Local de Avilés. Manuel Jesús Villa, responsable del SIPLA, explicó que hace un año se elaboró un informe psicosocial con la colaboración de los agentes y que desveló que, entre otros, el 66 por ciento de los policías encuestados refería quejas de los jefes o compañeros, como falta de respeto, ausencia de comunicación, pasotismo de los jefes o existencia de dos bandos en el centro de trabajo.

«En ese mismo informe -encargado por el Ayuntamiento a una empresa privada- se hacen propuestas para corregir esos defectos. En todo este tiempo no se ha puesto en marcha ninguna de esas medidas. Para nada sirve analizar la situación si el Ayuntamiento no obliga ni insta a ejecutar esos planteamientos correctores. Dimos seis meses de plazo a la administración para hacer algo, pero hemos visto que sólo queda denunciar en la Inspección de Trabajo al no estar cumpliendo lo recomendado desde el Servicios de Prevención», sentenció Villa.

El responsable del SIPLA aseguró que el problema laboral es «de arriba hacia abajo». «El problema no es entre compañeros, es de la jerarquía. No es capricho de una persona porque se sienta mal a gusto sino que muchos agentes están en desacuerdo con las formas de gestionar el trato diario. El estudio se hace a instancias de los policías afectados y que plantearon que se pusiera en marcha el protocolo de acoso laboral», comentó Manuel Jesús Villa.

El sindicalista explicó algunas de las situaciones que a día de hoy aún se están viviendo, como la limitación de información a los agentes o la falta de respeto a las funciones que desempeñan los policías. «No se respetan los derechos laborales que están en el convenio; se dan de forma discriminatoria a uno u otro agente. También hay situaciones de trato vejatorio a algunos trabajadores: eso es una falta de sensibilidad y formación por parte de los mandos. Cuando falla eso, la organización fracasa», sentenció.

Villa recordó que ya en el año 2000 se detectó en una evaluación de riesgos realizada por el Ayuntamiento un grave problema ambiental en la Policía Local. «Desde entonces, no se han tomado medidas correctoras por lo que la situación persiste en el tiempo. Los policías siguen sufriendo una agresión a los derechos fundamentales de los trabajadores y es sorprendente que desde los poderes públicos no se pongan en marcha las medidas que plantean los técnicos», dijo.

El responsable del SIPLA lamentó que nadie quiera abordar «con seriedad» los problemas internos: «Pensábamos que cuando se nombró un concejal responsable de la Policía Local las cosas iban a cambiar, pero no. Parece ser que las ideas no están claras y lo están dejando pasar».

¿Y afecta esa situación en el trabajo de los agentes? «Está claro que un mal ambiente laboral no favorece a un buen servicio al ciudadano. Un policía no puede estar pensando en librar dos batallas: la presión interna y la social por el propio desempeño de sus funciones».

Fuente documental: La Nueva España digital